Etapa 8: La Gudiña - Villar de Barrio

Hoy no madrugo nada y voy al bar del peregrino a desayunar. Salgo con un mapa detallado que me ayuda mucho a seguir la ruta. El camino es muy bonito, se va por encima de la montaña desde donde se divisan unos paisajes estupendo. Aunque el tramo en general es de bajada hasta llegar a Laza sin embargo las subidas que hay entremedias me han cansado. El albergue de Laza tiene buena pinta. Pregunto en la Farmacia donde comer y me recomiendan casa Elena en Souteliño. Allí voy. Está muy rica la comida pero sin darme cuenta me he bebido más de 1/2 botella de vino... Vuelvo a descansar al albergue, sigue cerrado porque no ha llegado ningún peregrino para quedarse. Me tumbo a la sombra en la entrada del albergue.

Pincha aquí para ver las fotos del camino

Llegó un peregrino con el que charle un rato sobre nuestra experiencia hasta encontrarnos. Cae una tormenta de verano, afortunadamente fue una buena decisión parar a descansar ya que evita que la tormenta me pillase en camino. El puerto que me espera por delante es muy duro, llego a Alberquería donde firmo una concha que inmediatamente pasa a formar parte de decorado del bar de Luís. Es un sitio en el que merece la pena detenerse a descansar y tomar algo. En el bar coincido con el presidente de una villa natural llamada o Verdoso. Bajo para Villar de Barrios donde llego al albergue. Hay 4 caminantes y yo. Un alemán muy peculiar y 3 españoles. Cené en uno de los sitios más particulares que jamás los he hecho. Es difícil explicar esto en las notas pero la charla que mantuvimos con la señora que llevaba el bar fue bastante emotiva.